El Arado 
  

Bienvenida a SoloNosotras.com, el sitio de las mujeres de habla hispana

BELLEZA

  Índice
  Tips
  Artículo
  Perfumes
  Guía

SALUD

  Índice
  Dietas
  En Forma
  Med. Natural
  Psicología

  Artículo
  Guía

MODA

  Índice
  Artículo
  Guía

PAREJA

  Índice
  Sexualidad
  Kama Sutra
  Afrodisiacos
  Artículo
  Tantra
  Tao
  Cine de Amor
  Detalles
 
Guía

CULTURA

  Índice
  Poesía
  Mitología
  Mujeres
  Guía

HOGAR

  Índice
  Decoración
  Bonsais

  Jardinería
  Feng Shui
  Mascotas
  Cocina
  Manualidades
  Guía

MATERNIDAD

  Índice
  Artículo
  Guía

ESPECIALES

  Nombres
  Humor
  Trivia
 
 

NOMBRES

Busca el significado de tu nombre o escoge uno para el nuevo bebé.
AQUÍ

SALUD: En Forma

INICIO : SALUD : EN FORMA : ARCHIVO

El Arado (Halasana)

    El Arado es una postura que proporciona fuerza y flexibilidad a todas las zonas de la espalda y el cuello. Así se mantiene la columna vertebral flexible, y se rejuvenece el cuerpo.

    Una vez que se domina la postura Sobre los Hombros, entonces se puede continuar con el Arado. Entre sus beneficios físicos encontramos el aumento de riego sanguíneo que alimenta órganos importantes en esta zona, el mejoramiento de la circulación en general, la disminución de la tensión en el área del cuello y los hombros, y el alivio de problemas digestivos como el estreñimiento.

    Pero además esta postura tiene grandes ventajas en el nivel mental, como el hecho de que combate el insomnio y el sueño intranquilo, ayuda a desarrollar el equilibrio mental y aumenta la relajación. Estos maravillosos efectos, incluyendo los mentales y los físicos ocurren debido a que el Arado estimula los nadis (meridianos de acupuntura) del estómago, el bazo, el intestino delgado, el corazón, el hígado, la vesícula biliar y los riñones.

     El Arado parte de la postura Sobre los Hombros. Las piernas se mantienen juntas, se aspira y al mismo tiempo se bajan lentamente los pies al suelo, por detrás de la cabeza. Si por flexibilidad, es imposible alcanzar el piso con los pies, se bajan hasta donde se pueda y las manos se mantienen sosteniendo la parte baja de la espalda, hasta que estos músculos adquieran flexibilidad.

    En el caso de que se alcance el suelo, las manos se extienden en el piso, detrás de la espalda. Los dedos de los pies se dirigen hacia la cabeza y se empuja con los talones hacia el piso. Esta posición debe mantenerse como mínimo durante treinta segundos, respirando con suavidad. Este tiempo debe irse aumentando paulatinamente hasta que sean dos minutos.

    Para abandonar la postura, se regresa lentamente a la posición Sobre los Hombros, y se bajan los pies hasta la mitad de la altura que los separa del suelo. Las manos están extendidas sobre el suelo, detrás de la espalda, y mientras tanto se respira poco a poco, y se va descendiendo de forma rodada, con control y sin levantar la cabeza.



Directorio de ejercicios

INICIO : SALUD : EN FORMA : ARCHIVO

 



Todos los textos e imágenes contenidos en SoloNosotras.Com
son propiedad de NOVAQ S.A. o bien de los autores indicados.
Está expresamente prohibida su reproducción sin el permiso respectivo.

SoloNosotras.com no se hace responsable de los
resultados producidos por el mal uso de los
consejos y recetas que presentamos.

Mercadeo por SegundoPaso.com

Solución de comercio electrónico por Imprevia.com



 

¿Quieres recibir el boletín de SoloNosotras?
Nombre:
E-mail
Agregar
Eliminar