La Mostaza 
  

Bienvenida a SoloNosotras.com, el sitio de las mujeres de habla hispana

BELLEZA

  Índice
  Tips
  Artículo
  Perfumes
  Guía

SALUD

  Índice
  Dietas
  En Forma
  Med. Natural
  Psicología

  Artículo
  Guía

MODA

  Índice
  Artículo
  Guía

PAREJA

  Índice
  Sexualidad
  Kama Sutra
  Afrodisiacos
  Artículo
  Tantra
  Tao
  Cine de Amor
  Detalles
 
Guía

CULTURA

  Índice
  Poesía
  Mitología
  Mujeres
  Guía

HOGAR

  Índice
  Decoración
  Bonsais

  Jardinería
  Feng Shui
  Mascotas
  Cocina
  Manualidades
  Guía

MATERNIDAD

  Índice
  Artículo
  Guía

ESPECIALES

  Nombres
  Humor
  Trivia
 
 

NOMBRES

Busca el significado de tu nombre o escoge uno para el nuevo bebé.
AQUÍ

SALUD: Medicina Natural

INICIO : SALUD : MEDICINA NATURAL : ARCHIVO

La Mostaza
Brassica nigra

    La mostaza es una planta que pertenece a las crucíferas y de la cual se utilizan las semillas con propósitos curativos.

    Sus vainas se recogen a finales de verano y luego se golpean para extraerles las semillas.

    Su composición incluye el mucílago, aceite no volátil, aceite volátil  y sinigrina.

    La mostaza se conoce por tener propiedades rubefacientes, irritantes, estimulantes, diurética y emética.

    Su aplicación debe ser siempre externa si se desea aprovechar su propiedad estimulante. En cuanto a su aplicación como rubefaciente o enrojecedor de la piel es necesario decir que provoca una leve irritación en la zona, lo que genera una estimulación de la circulación y ayuda a que se alivie el dolor muscular y óseo.

    Esta especie puede ser empleada también en el tratamiento de estados febriles, resfriados, y gripe, para lo cual hay que tomar la mostaza en infusión o bien molida y espolvoreada en el baño, pues al estimular la circulación ayuda a aliviar los ya mencionados estados.

    Por otro lado, en casos de bronquitis, se puede utilizar un cataplasma o la infusión de la mostaza. Para preparar el primero se mezclan 100 gramos de semilla de mostaza recién pulverizadas con agua caliente para formar una pasta espesa, que luego se esparce sobre un trozo de tela del tamaño de la parte del cuerpo que se va a tratar. Debe colocarse una gasa mojada en la piel primero para evitar que la pasta se pegue a la piel. Se aplica el cataplasma y un minuto después se quita.

    Para liviar el enrojecimiento de la piel, se recomienda aplicar posteriormente aceite de oliva.

    

Más artículos

INICIO : SALUD : MEDICINA NATURAL : ARCHIVO

 



Todos los textos e imágenes contenidos en SoloNosotras.Com
son propiedad de NOVAQ S.A. o bien de los autores indicados.
Está expresamente prohibida su reproducción sin el permiso respectivo.

SoloNosotras.com no se hace responsable de los
resultados producidos por el mal uso de los
consejos y recetas que presentamos.

Mercadeo por SegundoPaso.com

Solución de comercio electrónico por Imprevia.com



 

¿Quieres recibir el boletín de SoloNosotras?
Nombre:
E-mail
Agregar
Eliminar