María Callas 
  

Bienvenida a SoloNosotras.com, el sitio de las mujeres de habla hispana

BELLEZA

  Índice
  Tips
  Artículo
  Perfumes
  Guía

SALUD

  Índice
  Dietas
  En Forma
  Med. Natural
  Psicología

  Artículo
  Guía

MODA

  Índice
  Artículo
  Guía

PAREJA

  Índice
  Sexualidad
  Kama Sutra
  Afrodisiacos
  Artículo
  Tantra
  Tao
  Cine de Amor
  Detalles
 
Guía

CULTURA

  Índice
  Poesía
  Mitología
  Mujeres
  Guía

HOGAR

  Índice
  Decoración
  Bonsais

  Jardinería
  Feng Shui
  Mascotas
  Cocina
  Manualidades
  Guía

MATERNIDAD

  Índice
  Artículo
  Guía

ESPECIALES

  Nombres
  Humor
  Trivia
 
 

NOMBRES

Busca el significado de tu nombre o escoge uno para el nuevo bebé.
AQUÍ

CULTURA: Huellas de Mujeres
ACTUALIZACIÓN MENSUAL (Martes)

INICIO : CULTURA : HUELLAS DE MUJERES : ARCHIVO

María Callas

 María Callas quien sería después reconocida como una de las mejores sopranos del mundo, nació en Nueva York un 2 de diciembre de 1923.

Su familia era de imigrantes griegos, y su posición económica era bastante difícil. Durante el año de 1937, la familia entera regresó a Grecia, en espera de una mejoría económica. María tenía un hermana, quien era hermosa, delicada, tocaba el piano bastante bien, y era la preferidade su madre y de todos.

María fue desde muy pequeña relegada por su falta de femineidad, lo que sería más adelante su tarjeta de presentación ya que la distinguía de todas las demás mujeres. Además, siempre tuvo problemas de sobrepeso con los que tuvo que luchar toda su vida.

En Grecia, lo primero que hizo fue inscribirse en el Conservatorio de Atenas, donde estudió con la importante soprano Elvira da Hidalgo. En 1941, María hizo  su primera presentación en la Ópera de Atenas, con la obra Tosca de Puccini. 

En adelante, hizo varias presentaciones hasta que en 1947, María se dio a conocer en Verona, Italia al interpretar la Gioconda de Ponchielli. Aquí conoció a su mentor Tullio Serafin, pues él dirigía la ópera. La mayoría de los primeros papeles que tuvo que interpretar eran líricos como Isolda, Aida o Brünnhilde.

En 1947, ella conoció a quien sería su marido por diez años y que además se encargaría junto con Serafin de darle rumbo a su carrera. Se llamaba Giovanni Meneghini, y era treinta años mayor que ella. Lógicamente, la relación existente era más de padre e hija que de pareja. Ella encontró en este matrimonio una salida de la situación dolorosa que experimentaba con su familia.

Los diez años siguientes fueron de ópera en ópera, con el público obasionándola cada vez más y cayendo a sus pies, mientras su fama y su cuenta bancaria iban creciendo desmesurada y simultáneamente. Así, con una voz particular que encantó a todos, su musicalidad y por su capacidad dramática, impactó a espectadores de Milán, Roma, París, Londres, Nueva York.

En la cumbre de su carrera tuvo varios amantes de los que su marido estaba enterado pero que prefería ignorar. Entre estos podemos mencionar a Franco Sefirelli, el gran cineasta y al tenor italiano Franco Corelli. Su fama llegó a ser tal que las celebridades como Audrey Hepburn, Gregory Peck o Marlene Dietrich toleraban su poca elegancia y su falta de diplomacia y la invitaban a fiestas importantes.

En mayo de 1959, conoce al magnate griego Aristóteles Onassis quien queda impresionado con su fuerza y la empieza a cortejar hasta que logra deshacer el matrimonio de la Callas. María totalmente enamorada de Onassis empieza a dejar de cantar.

María se dedica completamente a sua mor y al principio parecía un cuento de hadas, pero pronto ella pasó a ser una de las posesiones más de Aristóteles y él la empezó a despreciar. María inicia así su duro descenso por el camino de la hipocondria y los tranquilizantes.

Por último, queda embarazada y su adorable Ari la obliga a abortar. este hecho fue demasiado para María, sin embargo todavía estaba dispuesta a perdonarlo, pero para este momento entró a escena Jaky Onassis, de quien Aristóteles se enamoró, por lo que abandonó a la pobre diva.

María no supo reponerse nunca de este golpe y entró en una fuerte depresión, incluso llegó a perder su magnífica voz. Aún así, a finales de los convulsos años sesenta, se recupera y decide regresar a su adorados escenarios. Pero su voz no es la misma, y el público le cobró los años que estuvo lejos. Por eso, se retiró totalmente.

 Al final de su vida, en la cual había conocido el triunfo máximo pero también el duro fracaso, María se recluyó en París en un apartamento donde murió el 16 de septiembre de 1977. Aquellos que eran cercanos a ella pensaron que la causa de la muerte había sido la tristeza y la soledad en la que se vio sumida en los últimos años, otros dicen que fue un para cardíaco.



Más biografías

INICIO : CULTURA : HUELLAS DE MUJERES : ARCHIVO

 



Todos los textos e imágenes contenidos en SoloNosotras.Com
son propiedad de NOVAQ S.A. o bien de los autores indicados.
Está expresamente prohibida su reproducción sin el permiso respectivo.

SoloNosotras.com no se hace responsable de los
resultados producidos por el mal uso de los
consejos y recetas que presentamos.

Mercadeo por SegundoPaso.com

Solución de comercio electrónico por Imprevia.com



 

¿Quieres recibir el boletín de SoloNosotras?
Nombre:
E-mail
Agregar
Eliminar