Elegía al Tocuyo 
  

Bienvenida a SoloNosotras.com, el sitio de las mujeres de habla hispana

BELLEZA

  Índice
  Tips
  Artículo
  Perfumes
  Guía

SALUD

  Índice
  Dietas
  En Forma
  Med. Natural
  Psicología

  Artículo
  Guía

MODA

  Índice
  Artículo
  Guía

PAREJA

  Índice
  Sexualidad
  Kama Sutra
  Afrodisiacos
  Artículo
  Tantra
  Tao
  Cine de Amor
  Detalles
 
Guía

CULTURA

  Índice
  Poesía
  Mitología
  Mujeres
  Guía

HOGAR

  Índice
  Decoración
  Bonsais

  Jardinería
  Feng Shui
  Mascotas
  Cocina
  Manualidades
  Guía

MATERNIDAD

  Índice
  Artículo
  Guía

ESPECIALES

  Nombres
  Humor
  Trivia
 
 

NOMBRES

Busca el significado de tu nombre o escoge uno para el nuevo bebé.
AQUÍ

CULTURA: Poesías
ACTUALIZACIÓN QUINCENAL (Primer y Tercer Lunes)

INICIO : CULTURA : POESÍAS : ARCHIVO

    

 Elegía a El Tocuyo
Lucila Velásquez, Venezuela

(Poema para el descanso de la ciudad rendida)

Abrazo tu cintura de milenaria piedra
ceñida a la musgada cintura de mi llanto.
Vengo por el inmóvil color de tus arterias
a tocar las oscuras heridas de tus campos.
Toco tus altos hombros caídos, tus murados
escudos sometidos por recónditos fuegos.
El aire de tus sienes morado por la muerte.
Tu sol de antigua rosa desflorando en el cielo.
Corro por el callado temblor de tus latidos
removiendo la yerta corteza de tus polvos.
Por tus cauces desiertos, por tus nervios trizados,
camino con el canto salvado en los escombros.
Descubro los cerrados silencios de tus puertas,
llamando en la espesura el rostro de altos muertos.
¿Dónde quedó la inerte sonrisa de la rosa?
¿Dónde la flor de un niño incorpora su aliento?
¿Quién desata tu clara mansedumbre terrestre
y en hondas cicatrices dejó tu cráneo abierto?
Dentro tus vegetales y floridas materias
demoran sus raíces bajo enterrados huesos.
¿Dónde el color trizado de tus cálidos pastos,
y tus mansos caballos desbocados en llanto?
Fustigados por hondos ijares de la tierra
dejaron sus pisadas en trémulos espacios.
¡Cuántos siglos cayeron, de pronto, como un peso!
¡Qué silencio, ciudad, madre mía, rendida!
La ira de la tierra te rozó como un beso.
Ahora liman tu cuerpo mis lágrimas, furtivas.
Tocuyo centenario, yo riego tus cenizas
y fresca, en este canto, ciudad te reconstruyo.
Levanto tus columnas, tus campos, tus arterias.
Nace en el mismo cielo la flor con que te alumbro.
Canto tu misma tierra vencida, resurrecta,
surgiendo del antiguo temblor de tus entrañas.
¡Qué alivio crece el árbol que fija tus raíces!
Yo trepo por la eterna corteza de tu savia.
¡Oid, ciudad, el canto que pulsa tu silencio:
en él alzo tu rostro de piedra milenaria!



Más poesías

 
INICIO : CULTURA : POESÍAS : ARCHIVO

 



Todos los textos e imágenes contenidos en SoloNosotras.Com
son propiedad de NOVAQ S.A. o bien de los autores indicados.
Está expresamente prohibida su reproducción sin el permiso respectivo.

SoloNosotras.com no se hace responsable de los
resultados producidos por el mal uso de los
consejos y recetas que presentamos.

Mercadeo por SegundoPaso.com

Solución de comercio electrónico por Imprevia.com



 

¿Quieres recibir el boletín de SoloNosotras?
Nombre:
E-mail
Agregar
Eliminar