La Salutación al Sol (Surya Namascar) 
  

Bienvenida a SoloNosotras.com, el sitio de las mujeres de habla hispana

BELLEZA

  Índice
  Tips
  Artículo
  Perfumes
  Guía

SALUD

  Índice
  Dietas
  En Forma
  Med. Natural
  Psicología

  Artículo
  Guía

MODA

  Índice
  Artículo
  Guía

PAREJA

  Índice
  Sexualidad
  Kama Sutra
  Afrodisiacos
  Artículo
  Tantra
  Tao
  Cine de Amor
  Detalles
 
Guía

CULTURA

  Índice
  Poesía
  Mitología
  Mujeres
  Guía

HOGAR

  Índice
  Decoración
  Bonsais

  Jardinería
  Feng Shui
  Mascotas
  Cocina
  Manualidades
  Guía

MATERNIDAD

  Índice
  Artículo
  Guía

ESPECIALES

  Nombres
  Humor
  Trivia
 
 

NOMBRES

Busca el significado de tu nombre o escoge uno para el nuevo bebé.
AQUÍ

SALUD: En forma

INICIO : SALUD : EN FORMA : ARCHIVO

La Salutación al Sol
(Surya Namascar)

   Todas las rutinas de Asanas Yoga se inician con la Salutación al Sol, el cual es un ejercicio de calentamiento que consta de doce posiciones, que mueven la columna vertebral en diversas direcciones.

   Además, la Salutación al Sol aporta una gran flexibilidad a todas las partes del cuerpo. Para las personas mayores, con rigidez corporal o para los principiantes este ejercicio es fundamental, pues también ayuda a concentrar la mente y a equilibrar la respiración.

   Posición Inicial: Colócate de pie con la espalda y la cabeza rectas, pero muy relajada. Los pies deben estar juntos, las piernas rectas y los brazos en posición de descanso a los lados. Aspira profundamente.

   Seguidamente pasas a la postura de oración. Mientras aspiras, unes las manos a la altura del pecho, en actitud de oración. Los codos deben apuntar hacia afuera; las rodillas, la espalda y la cabeza deben estar totalmente rectas, pero relajadas.

   Ahora, inhalas y estiras los brazos por encima de la cabeza. El cuerpo se arquea hacia adelante, siempre con las rodillas estiradas, y los brazos deben estar estirados junto a las orejas. La cabeza se inclina ligeramente hacia atrás. Aspira de nuevo, e inclina la espalda hacia abajo, hasta tocar el piso con las manos. Si no alcanzas, entonces flexiona un poco las rodillas, no te fuerces más de lo que tu cuerpo te permite.

   Sin despegar las manos del piso ni moverlas, se aspira de nuevo y se estira la pierna derecha hacia atrás, hasta donde se pueda. La rodilla de esa pierna se baja hasta tocar suelo y la cabeza se levanta. Las manos están al lado del pie que quedó adelante.

   Luego, se contiene la respiración y se echa hacia atrás la otra pierna. Los pies se ponen juntos con los dedos hacia adelante, para que sirvan de apoyo. El cuerpo entero debe estar recto, y las caderas no deben levantarse. esta postura se conoce como de flexión. La cabeza se sostiene para que no caiga, ni pegue con el pecho.

   Al mismo tiempo que aspiras, baja las rodillas hasta el suelo, pero sin doblar las piernas. Las caderas se mantienen levantadas. A continuación, baja el pecho hasta tocar el suelo, pero sin inclinar el cuerpo hacia atrás. La frente también se lleva al suelo. Las manos no cambian de posición. Los pies se dejan descansar totalmente en el piso.

   Inhala de nuevo, y deja que tus caderas toquen el suelo. Apoyándote en tus manos, levanta el pecho, arqueándolo hacia atrás. Ésta es la postura de la Cobra. Las manos no deben moverse, los codos están ligeramente flexionados y los hombros están echados hacia atrás, para que la tensión no se acumule en el cuello.

   Posteriormente, mete hacia adentro los dedos de los pies, y mantenlos en el mismo lugar, al igual que las manos. Levanta las caderas, empuja los talones hacia el suelo y estira las rodillas. La cabeza hay que dejarla caer entre los brazos. Esta es la postura de la V invertida.

   Después, aspira y desplaza tu pie derecho hacia adelante, de modo que quede entre las manos que están en el piso. La rodilla izquierda se baja hasta el suelo, y la cabeza se levanta. Ésta es la misma postura que la cuarta. Sin mover las manos, espira mientras mueves el pie izquierdo hasta juntarlo con el pie derecho. La frente permanece a la altura de las rodillas, las cuales deben estar rectas a menos que no logres poner las manos en el piso. Esta postura es igual que la tercera.

   Inhala de nuevo, y levanta tu torso, hasta llevarlo lo más atrás que puedas, tirando la cadera hacia adelante, y levantando los brazos por encima de la cabeza y echándolos hacia atrás. No levantes los talones del piso, mantén las rodillas estiradas y tira la cabeza hacia atrás. Esta postura es igual que la segunda.

   Por último aspira a la vez que vuelves a la posición inicial y sitúa los brazos relajados a los lados del cuerpo. Ahora se repite todo el ciclo, es decir las doce posiciones que te explicamos anteriormente de la Salutación del Sol, pero iniciando todas las posturas con la pierna izquierda.



Directorio de ejercicios

INICIO : SALUD : EN FORMA : ARCHIVO

 



Todos los textos e imágenes contenidos en SoloNosotras.Com
son propiedad de NOVAQ S.A. o bien de los autores indicados.
Está expresamente prohibida su reproducción sin el permiso respectivo.

SoloNosotras.com no se hace responsable de los
resultados producidos por el mal uso de los
consejos y recetas que presentamos.

Mercadeo por SegundoPaso.com

Solución de comercio electrónico por Imprevia.com



 

¿Quieres recibir el boletín de SoloNosotras?
Nombre:
E-mail
Agregar
Eliminar