Estrés y Salud - Enfermedad 
  

Bienvenida a SoloNosotras.com, el sitio de las mujeres de habla hispana

BELLEZA

  Índice
  Tips
  Artículo
  Perfumes
  Guía

SALUD

  Índice
  Dietas
  En Forma
  Med. Natural
  Psicología

  Artículo
  Guía

MODA

  Índice
  Artículo
  Guía

PAREJA

  Índice
  Sexualidad
  Kama Sutra
  Afrodisiacos
  Artículo
  Tantra
  Tao
  Cine de Amor
  Detalles
 
Guía

CULTURA

  Índice
  Poesía
  Mitología
  Mujeres
  Guía

HOGAR

  Índice
  Decoración
  Bonsais

  Jardinería
  Feng Shui
  Mascotas
  Cocina
  Manualidades
  Guía

MATERNIDAD

  Índice
  Artículo
  Guía

ESPECIALES

  Nombres
  Humor
  Trivia
 
 

NOMBRES

Busca el significado de tu nombre o escoge uno para el nuevo bebé.
AQUÍ

SALUD: Artículo

INICIO : SALUD : ARTÍCULO : ARCHIVO

Estrés y Salud/Enfermedad
Por Licda. Ana Victoria Abdelnour Granados, Psicóloga

    Los factores psicológicos, cognitivos, emocionales y motivacionales, propios de cada persona de acuerdo a su historia de vida personal y al ambiente sociocultural en que se ha desarrollado, influyen de manera decisiva tanto en el proceso de enfermarse como en la prevención de la enfermedad y el mantenimiento de la salud.

    Las variables psicológicas inciden siempre, en alguna medida, directa o indirectamente, positiva o negativamente, en todos los trastornos y enfermedades, y no únicamente en los llamados psicosomáticos, por ejemplo la hipertensión, el dolor crónico, la gripe, las alergias, el cáncer, el asma, etc.

    El estrés es un estado de sobreesfuerzo (generalmente psíquico) del organismo.

    La salud no debe ser entendida únicamente como ausencia de enfermedad, sino como algo positivo en sí mismo, un estado de bienestar físico, psíquico y social. Debe promocionarse mediante conductas adecuadas.

    Los individuos muy negativos y pesimistas tienden a desarrollar más síntomas somáticos y más enfermedades que los que no lo son o lo son en grado bajo.

    Actualmente existe una tendencia cada vez mayor entre los especialistas de la salud de considerar TODA enfermedad como psicosomática, es decir, que todo trastorno orgánico está asociado en mayor o menor grado a factores psicológicos.

    Enfermedades como la gripe, accidentes cerebrovasculares, enfermedades del corazón, gastritis, obesidad, etc., están determinadas más que por el efecto de agentes específicos, por factores ambientales, sociales y conductuales (estilo de vida), como por ejemplo la dieta, el ejercicio físico, los acontecimientos diarios, el hábito de fumar o el ingerir alcohol en exceso.

    El estrés y, por lo tanto, los factores psicológicos, poseen numerosas relaciones con la salud/enfermedad. Por un lado la enfermedad (en especial la enfermedad crónica) y su tratamiento médico por sí mismos producen estrés y diversos problemas psicológicos asociados (trastornos emocionales, intolerancia a los tratamientos). Por otro lado, el estrés puede producir efectos directos aumentando la vulnerabilidad del organismo y actuando, ya sea precipitando la aparición de una enfermedad o agravándola.

    Los principales efectos psicológicos con relación a la salud/enfermedad se establecen a través de mecanismos del estrés, el cuál puede influir sobre la salud porque modifica el funcionamiento fisiológico general del organismo (Ej. Frecuencia cardiaca, presión sanguínea, respiración, tensión muscular, etc.), la actividad neuroendocrina y la capacidad inmunológica del organismo.

    De manera indirecta el estrés también puede alterar la salud al estimular comportamientos poco saludables como el fumar, el abuso de sustancias como el alcohol o drogas, el insomnio o la anorexia.

    Cada día las investigaciones apoyan con más fuerza la afirmación de que el estrés puede alterar aspectos específicos del funcionamiento del sistema inmunológico humano (principalmente la inmunidad celular), siendo esta alteración de índole inmunosupresiva. Entre las variables inmunológicas que se han visto más consistentemente alteradas por el estrés se encuentran los linfocitos T, los macrófagos, las células NK (Natural Killers) y las linfocinas (interleucinas e interferón).

    Las situaciones estresantes que se han asociado a alteraciones en la competencia inmunológica son muchas, pero dejando de lado los trabajos experimentales, suelen predominar aquellas situaciones que implican alguna forma de estrés psicosocial (situaciones de pérdida, conflicto marital, cambio laboral como la jubilación, el nacimiento de un hijo, la compra de una casa, sufrir un accidente grave u otros.

Prevención de los Efectos del Estrés o Manejo del Estrés

    ¿Cómo estimular nuestro sistema inmunológico?

    ¿Cómo prevenir que el estrés afecte en demasía nuestro equilibrio físico y psíquico?

    Si una persona padece de dolores de cabeza no se trata de que se tome X medicina cada vez que le duele, sino de que averigüe por qué le duele la cabeza. En la medicina tradicional se ataca el síntoma más que la causa. Debemos afrontar nuestras dolencias y enfermedades con un enfoque holístico, donde busquemos las raíces del problema para manejarlo de la mejor forma e incluso eliminarlo.

    Come sano: ingiere hortalizas, vegetales, pocas grasas animales, usa aceites vegetales (en especial el de oliva), cocina con poca grasa, y come pocos alimentos fritos. Durante el desayuno, almuerzo o cena, trata de comer despacio, de reservar el tiempo suficiente para comer tranquila, sin presiones ni urgencias. Pon música instrumental (si comes en tu casa). Descansa e incluso, si puedes, haz una pequeña siesta después o da un pequeño paseo.

    Duerme en una habitación ventilada. Si has tenido un día muy tenso relájate primero; no te “obligues” a dormir.

    Aprende alguna técnica de relajación o meditación que puedas practicar diariamente.

    Pinta tu dormitorio, oficina u otro lugar en que necesites tranquilidad, con colores pasteles como el verde o el celeste, que ayudan a experimentar una sensación de paz.

    Pregúntate cómo estás confrontando los diversos problemas y dificultades que la vida te presenta.

    Mientras trabajas (en la casa u oficina) pon música relajante. En el mercado existe una gran variedad de música especial para meditación y relajación.

    Entrégate a una sola actividad, a una sola cosa a la vez.

    Dedica algún momento de cada día para tí misma. Regálate tiempo para practicar algún pasatiempo, alguna actividad creativa como aprender fotografía, hacer manualidades o recibir clases de alta cocina.

    Haz algún tipo de ejercicio aeróbico como caminar o nadar con regularidad. Cualquier ejercicio que practiques debe ser agradable y no implicar un sacrificio.



Más artículos

INICIO : SALUD : ARTÍCULO : ARCHIVO

 



Todos los textos e imágenes contenidos en SoloNosotras.Com
son propiedad de NOVAQ S.A. o bien de los autores indicados.
Está expresamente prohibida su reproducción sin el permiso respectivo.

SoloNosotras.com no se hace responsable de los
resultados producidos por el mal uso de los
consejos y recetas que presentamos.

Mercadeo por SegundoPaso.com

Solución de comercio electrónico por Imprevia.com



 

¿Quieres recibir el boletín de SoloNosotras?
Nombre:
E-mail
Agregar
Eliminar