Solonosotras.com
el sitio de las mujeres de habla hispana


Principal

diciembre 14th, 2018

¿Qué cantidad de alcohol es saludable?

Reducir la ingesta de alcohol a menos de media copa de vino al día podría evitar casi miles muertes al año, según los datos de un estudio que analizó el impacto de la bebida en algunas enfermedades crónicas y se valoró cuánto podría influir una reducción de su consumo en la mortalidad.

El motivo es que la bebida está relacionada con muchas patologías crónicas, mientras que parece ejercer un modesto efecto protector en algunas otras.

¿Cuál debería ser el límite para evitar el desarrollo de ciertas enfermedades? Para dar una respuesta a esta pregunta, investigadores de la Fundación Británica del Corazón y del Centro de Investigación en Salud Pública de Geelong, Australia, aplicaron un modelo matemático para valorar el impacto en la mortalidad de 11 patologías que están parcialmente relacionadas con un consumo crónico de alcohol.

Enfermedad coronaria, ictus, hipertensión, diabetes, cirrosis, epilepsia y cinco tipos de cánceres fueron evaluados en este estudio, cuyos resultados publica la revista ‘British Medical Journal’, y para lo que fueron utilizados datos de la ingesta de alcohol en 15.000 adultos británicos.

Se produjeron 170.558 muertes por las enfermedades consideradas en el estudio en Inglaterra a lo largo de 2006. Teniendo en cuenta que el nivel de consumo de alcohol osciló entre uno y 48 gramos al día, los resultados mostraron que aproximadamente 5 gramos diarios (lo que viene a suponer media copa de vino) son los que se consideran el nivel óptimo de consumo de alcohol, evitando o retrasando con ello 4.579 muertes, principalmente debido a una reducción en el número de cánceres y de cirrosis hepática (un 8% y un 49% de reducción, respectivamente).

Los autores señalan que la creencia de que el alcohol protege de las enfermedades cardiovasculares está extendida. “Sin embargo, nuestro modelo muestra que cuando se tienen en cuentan múltiples patologías de forma simultánea, los niveles de alcohol que podrían realmente asociarse con un menor riesgo de enfermedad crónica son mucho menores de lo que generalmente se acepta o recomiendan el gobierno”, afirman.

Por este motivo, concluyen, las autoridades deberían modificar sus guías en relación a lograr los mejores resultados de salud pública.

El vino es producto 100% vegetal que se obtiene directamente de un zumo de uva y que se fermenta para, después de varios procesos, conseguir un producto madurado con unas características organolépticas diferenciadas.

La elaboración de vino es realmente antigua y está íntimamente relacionada con el área mediterránea, ligada a extensas áreas productivas, especialmente de las regiones del sur de Europa, aunque en los últimos años se aprecia un auge productor en otras zonas del mundo como América, Australia e incluso China. Cada una de esas regiones, antiguas o nuevas, pugna por un producto con características diferenciadas.

Por este motivo, cada área geográfica utiliza uvas de diferentes variedades, con lo que consiguen estandarizar sus procesos, de manera que se obtiene un producto único en cuanto a características organolépticas se refiere.

El vino, independientemente del país o de la región en la que se produce, posee una característica común: tiene una cierta cantidad de alcohol, normalmente superior al 11%. Esta particularidad es la que hay que valorar en su justa medida para poder entender y centrar los problemas de adicción y adecuación nutricional.

Más allá de los placeres y la popularidad del vino, aspectos más destacados por los productores, y de la existencia de una cierta cantidad de alcohol, remarcada actualmente por las autoridades sanitarias, hay una pregunta que inquieta: ¿El vino es bueno o no para la salud?

Hasta hoy, el tema sigue generando opiniones encontradas, especialmente a la hora de promover el consumo de alcohol como medida preventiva en materia de salud.

En realidad, los estudios continúan considerando el vino como un producto saludable cuando su consumo es inferior a dos vasos diarios. Cuando se supera esta cantidad, se incrementan los problemas de salud.

Ninguna sociedad científica hasta el momento recomienda o promueve el consumo indiscriminado de vino como medida preventiva de patologías cardiovasculares.

En cambio, considera mucho más saludable con este fin hacer hincapié en la supresión del tabaco, en hacer actividad física y llevar una dieta apropiada para disminuir los riesgos.

En el caso de las personas que ya tienen consolidado el hábito del consumo moderado de vino tinto (hasta dos vasos por día) no existe peligro si no lo tienen contraindicado, como podría ser el caso de pacientes con problemas hepáticos, con triglicéridos altos, sobrepeso, las embarazadas o personas bajo circunstancias especiales, como las que han de consumir determinados medicamentos que pueden tener interacciones indeseables.

Por todos estos datos, debe evitarse el consumo excesivo de vino, y debe considerarse como un producto apreciable, aceptable e incluso objetivamente saludable, siempre y cuando el consumo sea responsable y contenido a niveles inferiores a los dos vasos diarios.


COMENTARIOS





 
 

 

¿Cómo evitar el acoso del ‘doble check’ de Whatsapp?

Desde que ayer Whatsapp comenzara a incorporar el ‘doble check’ azul para que los usuarios pudieran saber si el destinatario del mensaje lo había leído y poder echarle en cara que no le hubiera contestado, las red...
por redacción

 
 

10 ejercicios para tener unos glúteos perfectos.

Carrera en el sitio estilo ‘high knees’. Corre en el sitio pero con una variación muy importante: levantando las rodillas hasta dejar los muslos paralelos al suelo. Rétate y empieza primero con 20 segundos, luego ...
por redacción

 
 

10 alimentos que te ayudarán a ser más feliz

Cuando una persona pasa por una tristeza o una depresión es común que su cuerpo requiera de azúcar, esto sucede porque sentirse así es un déficit de serotonina que causa ansiedad en el cerebro. Para mejorar tus días y el...
por redacción