Aprende a lavar tus partes íntimas

23 agosto, 2012 | Solonosotras.com

La higiene íntima es un tema que se habla muy poco, sin embargo es algo fundamental que debería saber toda mujer.

A la zona íntima debes dedicarle especial atención a la hora de la higiene.

El desconocimiento sobre cómo realizar una higiene íntima adecuada puede llevarte a exceder en su limpieza, a utilizar los productos inadecuados o a hacer uso de trucos caseros más apropiados para un manual de “brujería” que para garantizar la higiene y la salud de tus partes íntimas.

La zona vaginal es un área extremadamente sensible que requiere de grandes cuidados. La alteración hormonal, el exceso de humedad y una higiene íntima deficiente pueden alterar la flora vaginal, tan sensible a cualquier cambio, hasta provocar diversas infecciones.

Por eso es importante saber distinguir entre lo que son unas pautas higiénicas adecuadas y lo que son simplemente leyendas urbanas. Algo que no es tan sencillo, pues ni siquiera los ginecólogos consiguen un consenso, así que, ante todo, se impone el sentido común.

Sigue estos consejos, te ayudarán a mantener una adecuada higiene:

Lo primero que debes saber es que la higiene de la zona genital es algo de lo que debes preocuparte todos los días, de preferencia por la mañana y también por la noche.

Por las mañanas, cuando te estés bañando, debes lavar muy bien tu zona genital, preferentemente con una ducha teléfono, ya que es más sencillo y permite lavar mejor.

Es importante que laves tu zona íntima sólo con agua, no ocupes jabones de ningún tipo, ya que estos pueden alterar el PH natural de esta zona, generando infecciones o desequilibrios de la flora vaginal.

Después de la ducha, debes procurar secar muy bien tus genitales, de modo de prevenir la formación de hongos y también de mal olor.

Prefiere secarte con papel higiénico o bien, con el aire caliente del secador de pelo, lo cual resulta una muy buena opción, ya que te entrega un secado totalmente efectivo.

Tu ropa interior también influye en el cuidado de la zona íntima. Procura ocupar ropa interior de algodón, ya que esta permita una adecuada ventilación y además no provoca irritaciones, a diferencia de lo que puede suceder con la lycra u otras fibras sintéticas.

Además, si sueles ocupar protectores higiénicos diarios, recuerda cambiarlos varias veces al día, para evitar la humedad, los malos olores y posibles infecciones.

Antes de irte a la cama, también es importante que laves tu zona íntima, ya que durante el día transpirar y acumulas secreciones.

Te recomendamos que no duermas con calzones o pantaloncitos, de modo de permitir que tu zona genital respire. Después de todo, es el único momento del día en que estará descubierta.

Un tip es realizar baños de manzanilla te ayuda con las infecciones y los malos olores.

Si sientes un olor irregular en tu zona íntima, que persiste en el tiempo, consulta a tu ginecólogo, para descartar algún problema de salud.

Tal vez te interese

post4

Aléjate del estrés

20 julio, 2012 | Solonosotras.com

Si te sientes agobiada e indispuesta, y te cuesta salir adelante, es posible que estés sufriendo algún tipo de estrés. Pero no te preocupes, todo tiene una solución. Disfruta de la vida. En la última década, se ha oído hablar de cómo el estrés afecta el cuerpo, sin embargo es como una voz en un […]

post4

El “As” del maquillaje

24 septiembre, 2012 | Solonosotras.com

Si bien es cierto para un maquillaje es bueno el complemento, todos los elementos son importantes, hay uno que si no se sabe maquillar todo lo demás quedará opacado: La nariz. Según la nariz que se tenga, se puede dar la imagen de inteligencia y astucia, inocencia, sensualidad, misterio, fuerza de carácter, ingenuidad, independencia, pues […]

post4

Dolor en los senos: ¿Por qué se da?

27 agosto, 2012 | Solonosotras.com

Muchas mujeres sienten los senos más sensibles y con cierto dolor en el proceso de ovulación o días antes de la menstruación, pero no todas tiene claro el por qué. La mastodinia es un dolor en las mamas asociado al ciclo menstrual y tiene una causa hormonal. El dolor aparece en la segunda parte del […]